El paradigma de la educación en Nicaragua

Estándar

Este año varias noticias me han fijado en las cabeza varias cosas relacionadas con la educación que van resultado mal, pero muy mal, con consecuencias desastrosas para Nicaragua. Y es que para ninguna de nosotros dentro del país es novedad que el sistema educativo esta mal a todos los niveles desde la educación básica hasta la educación “superior”.

UNAN-Managua, examen de admision para el ano lectivo 2015Iniciando por la punta de iceberg, la educación superior. En Nicaragua una serie de circunstancias históricas y políticas han contribuido al deterioro vertiginoso de la calidad de la educación universitaria.

Lo primero es que hemos intentado,… perdón ya no se ni siquiera que es lo que pretendemos en realidad, ni se si hay alguna meta a nivel nacional de lo que pretendemos conseguir con la educación superior. Pero en términos generales puedo decir que estamos cometiendo el error de orientar la educación superior con mecanismos de mercado. Sí, hemos transformado la educación en un mercado el sentido más vulgar.

Lo que se ha logrado es tener un gran número de universidades muchas privadas y otras que combinan capital privado y fondos públicos (son controles, ni distinciones muy claras sobre estas dos fuentes de capital) lo que pudiera llevarnos a resultados como los de Corea del sur, si no fuera porque nos hemos olvidado de poner la calidad como un objetivo fundamental.

Como resultado lo que tenemos un número elevado de universidades que prestan servicios a costos bajos, maximizando sus ganancias, destinadas a atender a un número creciente de egresados de los sistemas de educación básica, con un enfoque muy pobre o ningún enfoque en la calidad (ni de la educación, ni delos egresados). Los mismos que luego caen en el desempleo o sub-empleo, porque el mercado no puede absorber la gran cantidad de profesionales que se producen y que tampoco tiene esperanza de encontrar empleo (al menos para lo que se supone que se formaron) fuera del país, porque la baja calidad, el nulo prestigio y la falta de acreditación de los centros de educación superior del país impide que puedan ser reconocidos al nivel siquiera regional.

censo1Esta triste realidad, la educación superior es un conjunto de universidades y centros (empresas al fin) enfocados en lograr ganancias y proveer “educación” a bajo costo, para un mercado creciente (jóvenes de recurso limitados) ansiosos de mejorar sus condiciones de vida, con la promesa una profesión que les abrirá las puertas de un mercado laboral, desconociendo que contrataran a unos pocos, porque no hay suficientes puestos.

Y no es que a la educación básica le vaya mejor, porque la baja calidad de la educación, la falta de inversión, sumada el mal uso de los fondos destinados para educación, provoca que la mayoría carezca de competencias básicas no solo para pasar a la educación superior, sino para su vida cotidiana. Todo esto sin sumar las paupérrimas condiciones en que los educadores deben desempeñarse, los bajos salarios y la falta de reconocimiento social. La falta de participación (o interés) de los padres en la formación de los hijos, les juega en contra a niños y jóvenes (como si no tuviesen ya suficiente), esta estocada no es la final si no a penas la primera que recibirán.

En resumen la receta del desastre para un país como Nicaragua, porque no podemos aprovechar el potencial de nuestros ciudadanos en el futuro cercano, ni hablar siquiera de innovación y desarrollo.

Voy a cerrar parafraseando la publicación “Reformando la educación: lecciones de Estados Unidos, Finlandia, Corea del Sur, Brasil y Chile”

“Las reformas educativas deben ser sostenibles, capaces de mantener su impulso transformador en el complejo proceso de su despliegue. Esa sostenibilidad depende de las condiciones iniciales inducidas en el sistema, y de la fuerza de la iniciativa descentralizada puesta en marcha. Una reforma transformadora requiere de una interacción positiva entre igualdad y coherencia en la educación. Igualdad no es equivalente a mayor cobertura. Supone que todos los niños tienen derecho a la mejor educación básica posible, no a cualquier educación. La coherencia entre todos los niveles del sistema educativo requiere de la igualdad, y la igualdad solo es posible garantizando la coherencia del conjunto del sistema desde los niveles más básicos. El ideal de la excelencia solo es factible si está presente desde el punto de entrada al sistema educativo. Es el impulso generado en los niveles básicos del sistema el que garantizará el momento necesario para que los niveles superiores crezcan en forma armónica. Más y mejores estudiantes no aceptarán una educación mediocre.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s